I love my house

Seré franco, las noticias de las últimas semanas me han puesto de muy mala leche y aun me queda un poco de inquina en mis venas que seguro se reflejará en estas lineas.

Estamos acostumbrados a noticias de guerras fratricidas como la Siria ante la que nadie hace nada, o las de hambrunas de nunca acabar de las que solo recibimos112618dz inputs cuando la situación ya es desesperada. Por si fuera poco desde 2008 no levantamos cabeza y cada vez son más las familias que ven como su situación económica empeora mientras esperan en una cada día más larga cola del paro. Y el futuro de la probablemente generación más y mejor preparada, recuerda cada vez más al Mordor de Peter Jackson.

Todo esto ya de por si cabrea pero ¡es qué tenemos que sumarle la asquerosa escalada de casos de corrupción que afecta a nuestros políticos e instituciones! Los que en teoría son nuestros representantes, los que en teoría debaten objetivamente las leyes que deben regirnos, los que en teoría velan por nuestros intereses, los que elegimos y cuyo coste sufragamos entre todos, están demostrando que realmente ni nos representan, ni se preocupan por nosotros, ni velan por nuestros intereses, solo se preocupan de su bolsillo mientras su fiesta la seguimos pagando entre todos.

Por suerte aún queda un poco de esperanza. El ejemplo de la movilización de un grupo de personas (cuyas ideas no comparto al 100%) ha conseguido que a su petición se hayan sumado muchísimas voces y que se empiece a hablar de la dación en pago en el congreso. Otra cosa será como acabará, pero lo realmente importante es que al menos un grupo de personas ha luchado con todas sus fuerzas, y dentro de la legalidad, por no hundirse en el fango que nos rodea.

El ejemplo de esta gente es el que necesitamos. Personas hartas de soportar la situación que nos envuelve, que prefieren actuar a quejarse y que pese a tenerlo todo en contra perseveran hasta conseguir lo que quieren. Y si no, quien es el guapo que se resiste al entusiasmo, las ganas y la energía de la niña del video. Queda esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal, Politica y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a I love my house

  1. Pingback: Musas: sed bienvenidas al 2014 | Roman Mestre's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s