¿Pueden las morcillas curar a un niño?

Me contaban hace poco una historia digna de un guión del mismísimo Woody Allen. Imaginad una joven pareja preocupada por unos problemas de salud de su hijo pequeño que a medida que pasan los dias los va angustiando cada vez más como buenos padres primerizos que son (ya adelanto para los más aprensivos que el caso acabó felizmente resuelto).

La madre, la parte de por si más sufridora de una pareja, insistía en llamar al médico ya desde la aparición de los primeros sintomas. El marido para evitar discusiones accedió a su petición y por temas de agenda fue él quien llamó al 061, a la mutua, lo llevó dos veces al pediatra y una más a urgencias de l’Hospital de nens.

Como ya sospecharéis dada la actividad “asistencial” del sufrido padre, la mujer no quedaba en absoluto satisfecha con las explicaciones que su marido le iba facilitando tras cada llamada y visita. El periplo ambulatorio del pobre padre no acabó hasta que la madre recibió la ansiada solución…lo curioso es que el “experto” en cuestión fue la charcutera!

No dudo que el embutido de esta señora sea de lo mejorcito pero francamente me extrañaría que tuviera una personalidad secreta como Pediatrawoman. Bromas aparte, ¿por qué entonces fueron sus consejos los que finalmente tranquilizaron a la madre?

La clave no está en el mensaje sino en como lo recibimos. Porque en el fondo más que lo que se dice (prácticamente lo mismo en todos los casos) lo que importa es cómo se dice.

– A pesar de los esfuerzos del marido por trasladarle la información que recababa de reputados especialistas, fue la que ella recibió de forma directa la que finalmente la convenció.

– La madre pudo plantear sus dudas a la “especialista”. A diferencia de cuando el marido unicamente le transmitía el resultado de sus visitas, con la charcutera la madre podía preguntar sin que le quedara duda alguna por resolver.

– La charcutera es también madre de dos niños y esa experiencia previa le atorga un plus de credibilidad.

– Y aunque un pediatra tendrá mucha más experiencia profesional (a parte de formación) la charcutera ha pasado por misma situación. Y es gracias a eso que demuestra una empatía única de quien comparte perfectamente la ansiedad por la que estaba pasando la angustiada madre.

Es importante que intentemos siempre individualizar el mensaje y transmitirlo de forma directa al cliente sin pasar por intermediarios que no aportan nada. Debemos resultar accesibles y responder a las dudas de los clientes, nuestro expertisse es una importante terjeta de presentación, así que intentemos aprovecharlo al máximo. Y no perdamos jamás la idea de que hablamos con personas y por tanto debemos ser capaces de ponernos en su piel, comprender lo que les preocupa y ofrecerles una solución.

Estos cuatro puntos son pura lógica pero la verdad es cada vez más abundan ejemplos de negocios que van precisamente en sentido contrario. Empresas que se esconden tras sistemas fríos, impersonales, y que solo dan respuestas a problemas concretos pero que cuando la cosa se complica se quedan sin respuesta.

PD: hoy he oído en la misma parada como la charcutera le decía a la madre como estaba el niño, no ha necesitado consultar ningún historial para preguntar como evolucionaba el niño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Pueden las morcillas curar a un niño?

  1. Pingback: Vendedores que enamoran » Yo Evoluciono

  2. Pingback: Vendedores que enamoran | Roman Mestre's Blog

  3. David Torío dijo:

    Muy buena reflexión Román, que no por evidente debemos de olvidar en nuestro trabajo diario. Y por evidente me refiero a que por mucho que nos guste clasificar a las personas, no dejamos de ser seres individuales y distintos. Si bien compartimos conductas (la misma de clasificar es un recurso del cerebro para facilitar una elección ante la falta de información) todos deseamos y/o necesitamos llegado el caso un grado correcto de empatía.

    Saludos.

  4. pasqual dijo:

    Las morcillas, ¿eran de Burgos? Es importante, porque no es lo mismo una charcutera asturiana que burgalesa. Los nutrientes son distintos. Y, además, en Burgos, dicen éllos, tienen más experiencia porque allí descubrieron al primera homínido…hay quien dice que todavía vive…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s