Historias del PDD XVIII

Esta segunda semana (de la segunda parte) ha sido bastante atípica. Dos conferencias nos han dejado una semana con apenas tres casos para preparar en casa. En mi caso se daba la circunstancia que uno de ellos era sobre un tema que domino bastante: la venta de seguros 😉 Así que lo en principio apuntaba como una semana tranquila acabó como cualquier otra: trabajando hasta las tantas.

Es curioso como el, a priori, caso más sencillo ha sido el que más trabajo me ha dado y del que extraigo dos conclusiones interesantes:

1.- La documentación del caso describía una situación que en algún caso era errónea o no muy precisa. No es cuestión de criticar este hecho sino de entender que no era para nada relevante en el caso. El caso en si plantea una hipótesis que a partir del momento que la lees pasa a ser real y que sirve de forma consistente para desarrollar el caso. Quiero decir, que detalles superfluos que llevarían a la confusión o a hacer el caso interminable, se omiten, se simplifican o se corrigen para guiar hacia a la autentica lección del caso (que no pienso revelar, por supuesto).

2.- Sin revelar la solución sí que puedo deciros que ha servido para demostrar que esta segunda parte el foco ha subido un peldaño. No nos centramos tanto en el detalle sino que estamos planteando los casos desde un punto de vista más estratégico. Para quien no lo sepa soy gerente el Col·legi de Mediadors d’Assegurances de Barcelona y por tanto sobre el tema de seguros el conocimiento se me supone (como el valor en la mili, vamos). Esta preexistencia (utilizando terminología del sector) de conocimiento me ha hecho investigar algunas opciones y puntos de vista que hasta la fecha había pasado por alto. En mí día a día me dejo llevar muchas veces por la inercia propia del trabajo, en cambio, al estudiar este caso me he esforzado en darle un enfoque diferente, más a largo plazo y desde otra perspectiva. Está claro que el modelo del PDD nos entrena para cambiar la función operativa por otra más directiva y en este caso la experiencia ha sido incontestable.

El caso anterior forma parte del programa de Dirección comercial que nos imparte el profesor Vicente Font pero lo mismo se puede aplicar a las clases del Profesor Carlos Sancho de Dirección Jurídica o las de Albert Girbal en Dirección de Operaciones. Se acabaron los números y operaciones, se dan por hechos y sabidos. Vamos a estudiar como modelos de operaciones encajan o dejan de encajar con una estrategia y si ésta es lo suficientemente consistente como para representar una ventaja competitiva a largo plazo. Vamos a pensar más allá de nuestro día a día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mediación de Seguros, PDD IESE, Seguros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Historias del PDD XVIII

  1. Jorge Esteban dijo:

    POr lo que comentas, me quedo con la conferencia del Prof. Lladó sobre “Dirigir en épocas de crisis” o lo que es lo mismo: AHORA.
    Hoy en día se habla mucho sobre crisis, pero más que crisis el verdaero problema lo tnemos en el miedo al cambio. Sin embargo, no necesitamos sentir miedo cuando tenemos recursos, sabemos cómo usar el cambio como oportunidad, y que el cambio puede ser un gran regalo que nos sacude nuestra autocomplacencia.
    ¿Pero porque cambiar si todo está bien como está? El cambio no es fácil, ya sea si nosotros lo elegimos o es forzado y no tenemos opción, porque la comodidad y el orden de nuestra mente están basados en la familiaridad, aunque no nos dé bienestar y de ahí que “a veces” estemos aguantando por el simple hecho de aguantar.
    Todo cambio conlleva malestar, incomodidad,… Aun recuerdo los cambios de reestructuracion en el deparamento en el que estaba del gobierno de mi comunidad y la sensacion que tenían mis compañeros de “que se acaba el mundo”. El hecho de DIALOGAR e intentar explicar (les reglae el libro de ¿Quien se ha comido mi queso?), es un factor clave para estos procesos de cambio, máxime cuando son obligados. Todo el mundo experimenta a corto plazo esta situación de rareza o negatividad, pero os aseguro que pasa y después la vida es mejor.
    Quizás esa sea una de las causas por las que no cambiamos, , por la que no nos “proponemos crear CRISIS” (me encató esta frase), y sólo nos lanzamos a cambiar cuando no tenemos otra opción, o cuando es inevitable, por una crisis, como enfermedad,…
    Si algo tengo claro y no es que lo diga un pelagatos como yo sino que está muy corroborado por gente con mucha mejor preparacion, experiencia y porque lo ha vivido en carnes, es que el enfoque de las crisis vs. problemas vari mucho en función de como lo tomemos. SI!!, estamos ante una crisi, pero??, ya está?, no hay nada más que hacer?, ni aportar?. De lo malo sabemos como no volver hacerlo, de las crisis debemos saber usarlas como una oportunidad para reflexionar sobre lo que realmente es lo que queremos a titulo personal, hacia donde queremos que vaya nuestra empresa, nuestra linea de negocio, nuestros productos,… Tenemos que buscar y hacer posibles esos cambios, cambiar lo que sea necesario (y esté a nuestra mano) para hacerlo realidad.
    Esta oportunidad no nos da la nadi, la debemos buscar nosotros y ESO es un gran aliciente. Podemos cambiar el mundo, al menos la porcion que nos corresponda y ¿no es eso apasionante?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s