Historias del PDD III

He sobrevivido a la primera semana del PDD que combina viernes y sábado.

En esta IVª edición del PDD-2011 las sesiones se llevan a cabo los viernes de 8:15 a 19:30 excepto cuatro días que también incluyen sábados de 8:15 a 14:00. Una vez “sufrida” la primera de estas cuatro puedo afirmar que ha sido especialmente dura. Y no solo para mí. Los compañeros de grupo tampoco han acabado muy sobrados así como tampoco el resto de los grupos. Yo llegaba con las fuerzas justas, muy justas pero al acabar nuestro último caso del sábado, las caras de todos reflejaban el cansancio de toda la semana.

Como llevamos ya varias sesiones de operaciones vamos con los datos. Siete casos que teníamos esta semana por tres horas de estudio (mínimo) por caso son 21 horas. Como que mientras que sea posible, y para garantizar la flexibilidad, no hay que exprimir al máximo la capacidad vamos a dar un margen prudencial de dos horas más (que orgullosa estaría la profesora Natalia Yankovic si leyera esto, ya voy aplicando los conceptos a mi día a día ;-)). Total 23 horas. Si dedico el sábado y domingo tarde, de tres a ocho, cinco horas cada día, diez en total. Nos quedan 13h para cuatro días (tres para los muy futboleros que el martes había Champions). Entre 3 y 4 horas MINIMO por día (noche) indiscutibles porqué además aquí no podemos retrasar fechas de entrega, en eso son inflexibles. A todo esto hay que sumar la dedicación al trabajo y la familia (yo no soy Fernando Ruiz),… en fin que todo esto agitado (pero no sacudido) da un precioso cóctel de sueño, cansancio y fatiga mental y física de lo más “delicioso”.

Como hasta ahora todo son cosas positivas, una crítica constructiva, ¿no podíamos haber hecho los casos la semana anterior que tuvimos el parón de la Semana Santa por en medio? Por que lo peor no es el cansancio o el esfuerzo, sino que te queda la sensación que no has podido dedicar todo el tiempo necesario a cada caso. A mi me hubiera gustado poder dedicarle más tiempo a cada caso, por que aunque siempre puedas darle una vuelta más a todos y cada uno de los temas, esta semana he tenido que obligarme a cerrar algún caso al que sinceramente le faltaba un poco más de maduración.

De todas formas de nada sirve lamentarse. Los casos han sido geniales como siempre y todavía nos quedan tres semanas más de este tipo (con el agravante que seguramente tendremos un caso más). Además, cada vez seremos más eficientes a la hora de enfrentarnos a los problemas que nos plantean. Seremos capaces de ver el problema, analizar las causas, ver las alternativas posibles, valorarlas y en consecuencia tomar una decisión cada vez en menos tiempo. Precisamente de eso va el este programa, no?

PD: Chuchos 2 – Helado de turrón 2
Queda (peligrosamente) inaugurado el marcador de los chuchos mmmmm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PDD IESE, Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Historias del PDD III

  1. Pingback: Historias (de personas) del PDD VII | Roman Mestre's Blog

  2. Anna olivas dijo:

    Siempre te kda la sensación k podrias haberlo hecho mejor, al fin del programa q no lo aprovechaste lo suficiente pero con las decisiones del dia/dia te das cuenta del gran impacto del pdd en tu vida, positivo por supuesto, y no solo en lo profesiOnal :)))

    • Gràcies Anna.
      De hecho aquí estoy estudiando para intentar (inútilmente) que no se me escape ni un detalle de los casos. Al menos me queda el consuelo que en noviembre (cuando acabe) hay testigos de que habrá valido la pena 😉
      Bona nit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s