Una historia verdadera II

Siguiendo con la historia anterior me encontré el otro día con una crítica bastante feroz sobre la gestión de un escape de agua, es una crítica al sistema actual especialmente cuando no formas parte de él.

La mayoría ya sabéis que l as compañías de seguros han delegado en empresas externas, plataformas, la asistencia en caso de siniestro. Estas plataformas de asistencia a siniestros funcionan muy bien en la gran mayoría de los casos. El problema viene cuando uno se sale de los circuitos establecidos. Por ejemplo en el hogar:

– Me he dejado las llaves de casa dentro. Como tengo contratada la cobertura en mi seguro: llamo. Me envían un cerrajero. Abre la puerta y el seguro se encarga de todo.

– Se raja un vidrio por el cambio de temperatura. Llamo. Me envían al cristalero. Se sustituye la pieza y el seguro se encarga de todo.

Pero y si no estoy en la rueda? Y si mi cristal es muy especial o la puerta muy resistente? Os dejo un enlace a un blog de un pobre hombre bastante desesperado, y no es para menos, con el mármol de la cocina.

http://www.seguroscaixapenedespesimagestion.es/

La historia no es especialmente rocambolesca ni enrevesada. Le podría pasar a cualquiera de nosotros. Bueno a todos no. Yo estoy en manos de un buen mediador de seguros y seguro (nunca mejor dicho) que aunque no venga el mismo a arreglar los desperfectos, él sabrá mejor que yo que teclas tocar para que aquello que no está en el circuito vuelva a entrar en él.

Estar en manos de un profesional, a parte de que no tiene porque ser más caro, te permite consultar y confiar en aquellos casos en que te sientes perdido, desamparado y tratado injustamente.

Tampoco nos vamos a engañar, para milagros a Lourdes, pero al menos seguro que se hará todo lo posible por solucionar o explicar el problema, y esto en los tiempos que corren ya es mucho.

PD: Para los malpensados, esto lo digo ahora, pero lo pensaba antes de trabajar en el Colegio y lo pensaré cuando ya no esté 😉

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mediación de Seguros, Seguros. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una historia verdadera II

  1. Pingback: Una historia verdadera III | Roman Mestre's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s