No sólo es fútbol

Ya sé que hoy toca hablar de controladores aereos pero dicen los que saben que para hablar de un suceso puntual con mayor perspectiva hay que hacerlo el día después del día después. Pues bien, han pasado varios días desde el fantástico derby del lunes si eres un culé, o la fatídica noche del 29 de noviembre si eres madridista y más allá del resultado, hoy escribo sobre este partido. Y no voy a hablar de fútbol como deporte sino como algo más de lo que ocurre durante los 90 minutos que dura un partido. A mi me gustaría que la gente empezara a pensar un poco (o bastante) más allá.

Hoy en día, y antes también, el 99% de los críos quieren ser futbolistas de mayores (las chicas también y sino mirad Quiero ser como Beckham). Los chavales quieren emular a sus ídolos y en el recreo del colegio aprovechan dos metros cuadrados y cuatro mochilas para improvisar una nueva final del mundial. Un mundial que este verano ganó España y del que desde todos los rincones de la península se destacó el triunfo de un estilo de juego, de los valores de equipo, trabajo, humildad y respeto. Sin ir más lejos fueron premiados con El Príncipe de Asturias por entre otras cosas dar “ejemplo de ansias de superación, espíritu de equipo, sencillez y compromiso con los valores del deporte.” A lo que voy, es que el clamor fue unánime a favor del comportamiento profesional y humano de los integrantes de la selección y también porque no recordarlo, en contra de la actitud de los holandeses, rivales en la final, por su juego “sucio”.

Xavi celebrando el 1-0 contra Real Madrid 29-11-2010Hoy, cinco días más tarde del 5-0 la situación es diferente. Ya sabéis que a los que ganamos un partido (siii, soy del Barça) nos gusta oír y leer lo que dicen de nuestro equipo nuestros adversarios. Como no podemos hablar con todos los seguidores del equipo rival nos toca leer y oír a los medios que simpatizan más con el contrario. Es un vicio que nos pasa a todos, y sino no existirían los programas de zaping. Mi sorpresa ha sido mayúscula al comprobar como se han tratado desde estos medios ciertos aspectos del juego. Uno no es ingenuo y sabe que siempre barrerán para casa. Los lances propios de un partido: penalti, fuera de juego,…todo eso entra en el juego de la especulación. ¿Pero que ha pasado con los valores que en verano eran noticia?

No es cuestión de analizar el partido minuto a minuto pero si que me parece importante que parece que hemos perdido ese espíritu del verano de alabar a quienes jugaban bien y demostraban una cierta actitud ante la vida y sus semejantes (rivales o compañeros tanto da) digna de elogio. Si lees o ves ciertos medios de comunicación parece que con tal de ganar todo vale: faltar al respeto, desviar la atención con declaraciones fuera de lugar, actitudes “no solidarias”, desprecio,… De esto es de lo que me quejo. ¿Para vender diarios se han de ensalzar estas actitudes no virtuosas? ¿No habíamos quedado que la generación del mundial era el modelo a seguir?

Yo soy del Barça, nací así, pero por trabajo viajo a Madrid a menudo y tengo muchos amigos y conocidos del Real Madrid. Ellos me han felicitado (¡como si yo hubiera jugado!) y han rebatido algunas de las ideas que en los diarios y televisiones han querido transmitir. Incluso han renegado de algunos medios por su exagerado partidismo. Pero los medios son muy poderosos y por tanto peligrosos porque mucha gente lee o escucha estas informaciones. Esto es lo verdaderamente preocupante ya que justifican y aplauden ciertas actitudes si sirven para asegurar la victoria de un partido o un título cuando deberían condenarlas. El fin justifica los medios: es un nuevo reflejo de la cultura del todo vale, de valorar solo los resultados a corto plazo, de la especulación,… una crisis de valores y ética que entre otras muchas cosas nos ha llevado a esta situación de crisis mundial.

No sé porque se ha optado esta actitud ¿Por dinero? ¿Para vender más? ¿Audiencia? ¿Por temas ideológicos? ¿Políticos? No tengo ni idea, pero lo que si sé es que a mi no me vale. Los niños y niñas de hoy quieren ser como sus ídolos y si sus ídolos son maleducados conseguiremos una nueva generación desconsiderada, arrogante, grosera,…y solo nos faltaba que los que sucedan a los NINIs sean encima así.

PD: No todo está perdido: queda el consuelo de la condena unánime de la agresión de un jugador hacía un rival y compañero. Si no cambiamos tendremos una juventud maleducada pero no agresora, algo es algo, no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No sólo es fútbol

  1. Os dejo un link a Menéame sobe un artículo de Yahoo que guarda una cierta relación

    http://www.meneame.net/story/de-guardiola-a-segurola

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s