¡Divórciate ya!

No sé si la visita del Papa a Barcelona ha tenido algo que ver pero ayer al mediodía finalmente me divorcié. Nos os voy a engañar diciendo que no llevaba tiempo esperando este momento. A diferencia de lo que me esperaba no fue un acto traumático ni complicado. Al contrario más bien sencillo. Una firma y ya está. Bueno, eso y dinero, mucho dinero, pero bueno, al final vale la pena. Cuando firmas el dichoso papel todo se ve de otra forma. Al momento te sientes mejor, liberado, animado,… No sé, es especial. Yo os lo recomiendo a todos los (y las, no seamos sexistas) que estéis como yo.

Han sido muchos años juntos, demasiados. Desde el 2001. Yo era joven, tenía ganas de independizarme así que sin pensarlo mucho me lancé a la aventura. Eran otros tiempos. Te podías arriesgar, o tal vez éramos menos conscientes. No lo sé, el caso es que tras nueve años ahora ya no estamos juntos. Si lo pienso detenidamente ahora no haría lo mismo, pero ya sabéis que el hombre (sobretodo él) es el animal que tropieza dos (y tres, y cuatro,…) veces con la misma piedra. Uno ve cosas muy raras en esta vida: relaciones largas, eternas, que se renuevan, si hasta hay gente que se casa varias veces,…

En mi caso han sido nueve años de peleas, de agobios, de mal rollo. No me gustaba (que gusto poder hablar en pasado) tenerla siempre encima. Me recordaba lo dependiente que era de ella. No pasaba ni un mes sin que tuviéramos alguna discusión. Puntual como un reloj suizo, la muy cabrona (perdonar por el taco, pero no tiene otro nombre). Fue una relación que nació fruto de la necesidad más que de la pasión, de la conveniencia que del convencimiento, del interés que del amor. Y una cosa así, la verdad es que cuanto antes acabe mejor.

Dicho lo dicho, lo lógico es que una vez hube acumulado el dinero suficiente (ya os he comentado antes que me costó mucho dinero) ayer fui al Banco y les dije quiero cancelar mi hipoteca. Así de fácil. Firmé un papel y desde ayer mi piso es mío y sólo mío, sin condiciones, ni avales, ni nada de nada…libre de polvo y paja. Ya no recibiré cada primero de mes el maldito recibo de la hipoteca. Todo ha acabado y me alegro.

Así que ya lo sabéis, animaros y venir a disfrutar del club de los solteros pero no tardéis porque le tengo echado el ojo a una torrecita que me tiene loco…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¡Divórciate ya!

  1. Marta dijo:

    Muy bien Román!!, me alegro por esa vitalidad que emanas y por que has decidido cambiar algunos aspectos de tu vida en pro de tu felicidad, ENHORABUENAAAA.
    Hay tanta gente, casi te diría que la mayoría, que no hacen nada con su vida, aún y estando completamente amargado…, pero si lo único importante en esta vida es ser feliz, y si eso pasa por divorciarte, cambiar de trabajo, de ciudad…., pues ser valientes y adelante, que la vida solo se vive una vez!!!, ¿¿no es así Román??
    Salu2 y muchas suerte!!
    Marta

  2. Carlos Solis dijo:

    Como decirlo sin parecer demasiado envidioso. A ver si me sale bien: Me alegro mucho por ti, porque formes parte de los privilegiados que afrontáis la vida sin hipoteca, de los que vivís descuidados y ajenos a las fluctuaciones del Euribor, felices y despreocupados. Pero piensa que la soltería es un estado civil que se abandona para siempre cuando uno se casa, y aunque te divorcies ya nunca volverás a ser un soltero, serás un divorciado, un separado, o incluso un anulado (anulación eclesiástica del matrimonio), pero nunca un soltero. Y llegara un día en que pienses que sin hipoteca no se vivía tan mal, y volverás al banco y volverás a vender tu alma por unos cuantos metros cuadrados mas, y volverás a condenarte, porque el hombre no sabe estar solo, sin hipoteca, y la ilusión del divorcio, esa falsa sensación de libertad y de felicidad plena, dura muy poco, unos días nada mas.
    Asi que no te digo adiós, sino que te digo hasta pronto, compañero, tengo un sitio reservado en nuestro club de hipotecados para ti.

    • Carlos, no sabes cómo deseo que te equivoques. Sólo decirte que he solicitado admisión en Vivimosderentas y Amimetocoelgordo. Espero que me dejen entrar en su selecto club y no volver a saber nada de mis antiguos colegas del Club Hipotecados. Llámame snob si quieres. La verdad es no me importa porque las endorfinas liberadas por mi organismo desde la firma del viernes hacen que me sienta “tan bien” que hasta espero que tú también lo dejes y te unas al mío.

  3. Noelia Herranz Clemente dijo:

    Interesante modo de exponerlo. Te agrego a mi lista de blogs. Saludos, Noelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s