La mayor mentira jamás contada!

Esta es, según mi humilde opinión, la mayor mentira jamás contada. Hace nueve meses que he sido padre. (Gracias, gracias). Ahora he pasado mis primeras vacaciones “en familia”. En realidad quedan unos pocas horas pero son aquellas que la angustia por volver no te deja disfrutar de nada. Han sido vacaciones diferentes, muy diferentes. Para empezar mi hijo ha tenido la habilidad de programar la hora de diana entre las 7:00 y la 8:00 de la mañana, cada día. Eso sin contar las noches en las que por culpa de los dientes, el calor, el frío del aire acondicionado, el cambio de cuna,…he disfrutado de bonitas serenatas nocturnas. Pues bien, como decía, ahora que se acaban las vacaciones es el momento de proclamar que la mayor mentira jamás contada en la historia de la humanidad es la de:

Tranquilo esto son solo los primeros días.

Recuerdo el día que nació Guillem como si fuera ayer. Recuerdo la noche posterior. Recuerdo el día siguiente. Recuerdo la segunda noche. Recuerdo la sensación de agotamiento de mis primeros 10-15 minutos de tranquilidad dos días más tarde (mientras niño y madre dormían) y pensaba que esto era muy duro. (Como soy muy listo aproveché esos días para cambiarme de piso y creo que también ayudó en mi “halagüeño” estado de ánimo). De las visitas que recibimos en el hospital (gracias a todos otra vez) recuerdo que la frase más repetida (incluso por los médicos y enfermeras) era la conocida “tranquilo son sólo los primeros días”. Recuerdo que en mi primera visita al pediatra (público y privado) mi mujer llevaba un papel con muchas preguntas, yo solo tenía una: ¿cuando podré descansar (aunque sea solo un poco)? Yo solo quería saber cuando podría dormir seis horas seguidas por la noche, cuando podría disfrutar de una simple película en DVD (me he enganchado a todas las series posibles dada su duración estándar de 40 minutos por capítulo de las que ya hablaré otro día), pequeños placeres no muy ambiciosos. Quería que alguien me informara de cuando se acababan los “famosos primeros días” y podía empezar a disfrutar a mi hijo en vez de sufrirlo. A día de hoy sigo sin respuesta y me parece que va para largo.

A todos los padres primerizos: mentalizaros porque lo que os dicen en el hospital y en los cursos de preparto no es verdad, al estrés postraumático del parto se le ha de sumar, los cólicos, los mocos, las visitas a urgencias (públicas y privadas), las décimas, la febrícula, el 061, las pesadillas, los dientes, la guerra con la primera papilla, con la segunda, las sucesivas, el frío, el calor,… en fin todo aquello que os podáis imaginar (y lo que no también). No volveréis a descansar nunca más (al menos hasta los 9 meses y como ya no me creo nada de lo que me dicen … esto va para largo).

PD: Ahora le están saliendo más dientes, sigo sin dormir, y empieza a gatear, no lo puedo dejar ni un segundo sin que se lance a lo Asafa Powell a por los enchufes, cables, puertas,…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personal. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La mayor mentira jamás contada!

  1. Tranquilo Roman, esto sólo son los primeros……años!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s